viernes, 25 de diciembre de 2015

Cómo se hizo el Refugio de Alfonso XIII

Esta es la historia del Refugio de Piedrafita, llamado de Alfonso XIII de la mano de Jorde Delgado, nieto del Arquitecto y promotor del proyecto D. Julián Delgado Ubeda, que me ha aportado información curiosa sobre las dificultades del proyecto y fotografías de la época.
Un proyecto que idearon en el año 1920 un grupo de tozudos amantes de la montaña y que tardaron 9 años en desarrollarlo, financiarlo, y construirlo.





Todo comienza en el Congreso de Sociedades Pirineistas de Pau en 1920 al cual asiste como invitado un equipo del club Peñalara de Madrid y propone en su programa de refugios construir un refugio en Piedrafita y trazar previamente una senda para llegar hasta allí desde Sallent.

En agosto de 1923, Peñalara organiza una excursión a la zona. Victory, Bargueño y Schneider estudian por primera vez macizo de Balaitous y los demás macizos del circo de Piedrafita, fijando el emplazamiento del refugio junto al ibon de las ranas. En ese momento para facilitar las excursiones, se vio la necesidad de construir previamente una senda para caballerías y clavijas en el paso del Oso y en la Brecha de Latour.
Victory consigue del Comisario Regio de Turismo la inclusión de este refugio en el Plan de la FEA (Federación Española de Alpinismo), obteniéndose 6.000 pesetas de la FEA para que se inviertan para el camino desde Sallent. Poco tiempo después de disuelve la FEA, pero el resto de las asociaciones afiliadas deciden seguir con el proyecto para construir el refugio. Para ello, se crea una comisión, formada por Julián Delgado Ubeda como arquitecto, Enrique Marcial del CAE, Nacarino y Diaz Duque de Peñalara.



 Foto: Bocetos preliminares del refugio



 Foto: Planos del refugio



Durante el año 1924 se cruzan cartas entre Victori -el presidente del club y vicepresidente de la Federación Española-,  el alcalde de Sallent -Eustaquio Urieta- y el ingeniero jefe del Distrito Forestal de Huesca, a través del Gobierno Militar. En un comunicado fechado en Huesca el 4 de junio de 1924 el Ingeniero Jefe del Distrito Forestal de Huesca a Peñalara comunica la obtención del permiso concedido por el Gobierno Militar para reparar el camino de Sallent, “saliendo un día de estos un ayudante para organizar los trabajos con los de Sallent".






 Fotos: Memoria del Congreso de Pau en el que se decide aprobar el proyecto del refugio en diciembre de 1920





En carta de 15 de febrero de 1924; Victory escribe a Eustaquio Urieta, alcalde de Sallent:
"Mi estimado amigo Eustaquio: Le recuerdo nuestro propósito de construir por la Federación Española de Alpinismo el camino al sitio del refugio primero, y el refugio después, todo dentro de este año. Se lo digo por la cuestión de la gente que habrá que buscar. Hemos leído en los periódicos que ha habido por ahí una verdadera invasión de osos, y que después han ocurrido algunas desgracias de viajeros extraviados en la nieve. Le agradeceré nos comunique lo que haya de cierto en todo ello, para publicarlo en nuestra revista..."







En 1925 ya está casi finalizado el camino. En 1927 Díaz Duque escribe a Victory sobre la necesidad de construir el refugio. Se van incorporando adhesiones y donaciones al proyecto: “suscripción Vasca (486 pesetas); Peñalara aportará las 2.400 pesetas de la liquidación de la Federación Española.”

Las gestiones de Diaz Duque de Peñalara aseguran la participación de CEC, CAE, Sierra Nevada y el pueblo de Sallent

En agosto de 1927 el ayuntamiento de Sallent concede gratis terreno junto al Ibon de las Ranas. Diaz Duque y Nacarino por fin comienzan las obras del Refugio el 17 de agosto. El mal tiempo impidió terminar la obra gruesa que en ese momento está en fase de dinteles, posponiendo las obras hasta pasado el invierno.

Mientras, se adhieren más suscripciones con la participación del CEC, C. Deportivo Bilbao, A. Deportiva Ferroviaria y el pueblo de Sallent. En 1928, Peñalara solicita ayuda del Duque Sta Elena -presidente del nuevo Patronato Nacional de Turismo- para así poder terminar el refugio. El encargado de la construcción dice que están cerrando la bóveda, previéndose terminar a mediados de septiembre de 1928 La bóveda la hizo Eustaquio Urieta de Sallent con ayuda de su hijo de 12 años, pues fue imposible conseguir ayudantes.







“Construcción casi terminada a falta de puerta y ventanas. Se han aprovechado los fondos de la disuelta FEA y las suscripciones de Peñalara y otros, quedando un descubierto de unas 1.000 pesetas” comenta en una carta Diaz Duque.
“El refugio Alfonso XIII en Piedrafita se inauguró el 12 de agosto de 1929; Por primera vez han participado todas las regiones españolas (Interés Nacional)”








Cuentas de las obras:
Gastos:
8.271,20 pesetas

Aportaciones:
C Deportivo Bilbao, 536 pts
CEC, 235 pts
Santiago Viu, 185 pts
Sierra Nevada, 85,70 pts
S Ferroviaria, 64,80 pts
CAE, 2.508 pts
Peñalara, 2.458,35 pts
Anticipo Peñalara, 500 pts
Victory, 50 pts
Jose del Prado, 25 pts
Garcia Bellido, 25 pts
Trigo, 5 pts
Anonimo; 38 pts
Total, 6.805,85 pts



Foto: En la Estación de tren de Luchon al encuentro con Raymond D´Espouy; gran
amigo y gran pireneista, topógrafo y amante de Posets. Un pico lleva su nombre en Cotiella.



Foto: Día de la inauguración del refugio de Piedrafita. El de la izquierda con camisa blanca es D. Julian Delgado Ubeda



Foto: D. Julian Delgado Ubeda sentado junto a Pedro Pidal , Marqués de Villaviciosa, primer escalador del Naranjo de Bulnes y creador de los Parques Nacionales, entre otros el de Ordesa. Están sentados en el mirador realizado por el abuelo en Cabrales (Asturias) como homenaje a esa primera ascensión. 




Foto: Jorge Delgado (nieto) y Raymond D´Espouy) en imagen proyección en el pasado mes de Julio en un homenaje en su pueblo natal (Monleon Magnoac) 







Foto: Azulejos que están sobre pared en Albergue de Navacerrada donde indica los refugios construidos y realizados en aquel entonces… luego serían muchos más.





Créditos: Información, fotografías, testimonios y dibujos facilitados por Jorge Delgado, nieto del promotor del refugio, el arquitecto y montañeto D. Julian Delgado Ubeda.

5 comentarios:

  1. Muy interesante. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Hace mas de veinticinco años estuve pasando una noche en este refugio, mientras recorría la GR-11. Buen trabajo y buen reportaje.

    ResponderEliminar
  3. Hace mas de veinticinco años estuve pasando una noche en este refugio, mientras recorría la GR-11. Buen trabajo y buen reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, pues este invierno estará abierto, al cerrar el de respomuso, ;)
      Gracias¡

      Eliminar

Gracias por tu opinión, sugerencia o crítica, siempre que sea constructiva