lunes, 29 de septiembre de 2014

La contaminación del Río Gállego por lindano

La factoría de Inquinosa (Industrias Químicas del Noroeste) se instaló en Sabiñánigo en 1975  y estuvo produciendo hasta 1989. Daba trabajo a unas 70 personas y fabricó miles de toneladas de lindano, un biocida organoclorado, utilizado entonces como insecticida en agricultura, para el tratamiento de piojos y sarna en humanos y contra parásitos en ganadería.

Dos operarios manejan un bidón con residuos líquidos peligrosos de Inquinosa. Jesus Fernandez

El uso de este pesticida se prohibió en la Unión Europea y otros países del mundo por ser extremadamente tóxico para el ser humano y para el medio ambiente, por la toxicidad de sus residuos y la peligrosidad de su proceso de fabricación.

Fábrica de Inquinosa en Sabiñanigo

La empresa vertió sin autorización durante esos 14 años entre 115.000 y 160.000 toneladas de residuos tóxicos en dos vertederos no controlados, Bailín y Sardas, en Sabiñánigo. En el caso de Bailín además se vertió lindano puro, excedentes de fabricación que no se vendían, ante el rechazo comercial que empezaba a tener el producto.

Residuos en la fábrica de Inquinosa. Jesus Fernandez

En el año 1987 con Inquinosa todavía fabricando lindano, se presentaron las primeras denuncias por vertidos y contaminación del río Gállego.  En realidad la fábrica funcionó hasta el año 1994 con el beneplácito o la vista gorda o la ignorancia de las autoridades, ya que declaraban que únicamente molían y envasaban producto recibido desde Francia.

Residuos en la fábrica de Inquinosa. Jesus Fernandez

En diciembre de 1994 la Audiencia de Huesca condenó al director gerente de Inquinosa, Jesús Herboso Pajarrón, a dos meses de cárcel y una multa de un millón de pesetas, como responsable del vertido de 30.000 toneladas de residuos procedentes de la fabricación del lindano. La resolución absuelve al director Jose Manuel Cuartero.


En febrero de 1995 el Gobierno Aragonés exige a Inquinosa el pago de los 1.700 millones de pesetas que va a costar rehabilitar los vertederos de Sardas y Bailín, contaminados por verter sin control los residuos. Además contaminaron un pozo de prospección de hidrocarburos cercano. Estos vertidos provocaron la contaminación del Río Gállego a su paso por Sabiñánigo.
Ubicación de la fábrica. Google Earth

En 1999, se interpuso otra demanda contra Inquinosa, pero no fue hasta el año 2003 cuando un  juzgado de Huesca condenó a la compañía y a Jesús Herboso. Inquinosa recurrió, pero la sentencia fue ratificada por la Audiencia Provincial y en 2009 por el Tribunal Supremo.

Momento de un vertido. Foto Coordinadora Rio Gállego

Los residuos y los vertederos
En la fabricación del lindano se obtiene un 15% de producto y un 85% de residuos tóxicos.
Los residuos líquidos con una sopa venenosa formada por benceno, clorobencenos, clorofenoles y HCH (hexaclorociclohexano). Estos proceden de las colas de destilación, de las que se producían 4 toneladas diarias. Además se estiman otras 30.000 toneladas de HCH en estado sólido, una sustancia manufacturada extremadamente tóxica. Son residuos pulverulentos, poco solubles en agua, poco volátiles, muy móviles en forma de aerosol, muy persistentes y poco biodegradables.

Construcción de la nueva balsa. Javier Blasco

Las balsas de Sardas y Bailín se construyeron sin seguir la normativa de protección ambiental, como impermeabilización de su base, sellados perimetrales, cobertura inertizante, recogida de aguas superficiales,… Poco a poco, esta pasta se está filtrando y contamina los acuíferos, que llegan al Río Gállego, y de éste pueden llegar al río Ebro, el río más caudaloso de España.


Operarios trabajando en la nueva balsa. Alejandro Lapuente

La ubicación de la fábrica y de los vertederos fueron los peores posibles, por la constitución de los suelos, por su estructura y composición, por su permeabilidad, y por su cercanía (200 metros) al embalse de Sabiñánigo y al Río Gállego. (Ubicación Google Earth 42.5145788, -0.352571).

Fábrica de Inquinosa, al lado del río. Alejandro Lapuente


Muestras de tierra. Alejandro Lapuente

Se realizaron vertidos incontrolados en terrenos de Jaca, Puente la Reina y Sabiñánigo, que no se han podido localizar. Además hay un importante foco de vertidos en la antigua fábrica.
Alejandro Lapuente

Estos componentes (isómeros de hexaclorocicloexano) son tóxicos por inhalación, a través de la piel  y por ingestión. Exposiciones leves afectan al sistema nervioso central, provocando cambios psíquicos, cefaleas, astenia, anorexia y trastornos neurológicos. En exposiciones prolongadas producen cáncer, anemia hemolítica (destrucción de la sangre), daños en los riñones, en el hígado, tóxicos para la reproducción, bioacumulativos y peligrosos para el medio ambiente.

Alejandro Lapuente

Desinfección
El geólogo Jesús Fernandez y su equipo entró en la fábrica abandonada en febrero de 2013 equipados con  trajes Tyvex de protección química y bombonas de oxígeno. “Es el lugar perfecto para rodar una película gore. Es un lugar de pesadilla, pero lo peor está bajo el suelo, declaró.

Alejandro Lapuente

Un solo litro de los residuos puede contaminar mil millones de litros de agua 20.000 litros de la sopa, contaminarían toda la reserva hídrica de Aragón durante 15 años, advirtió.

Alejandro Lapuente

Esta sopa tóxica se envía a Francia, donde se destruye en una incineradora especializada. Construir esa incineradora aquí sería más eficiente y seguro, pero costaría unos 100 millones de euros.

Alejandro Lapuente

Desde 2004 se han conseguido extraer mediante bombas unos 20.000 litros de sopa filtrada a las aguas subterráneas, a una profundidad de hasta 40 metros.
Un informe del año 2009 de las autoridades medioambientales calculaba que los trabajos durarán hasta el año 2040.

Alejandro Lapuente

En mayo de 2014 comenzó el desmantelamiento del vertedero de Bailín, para trasladar los residuos a una nueva celda cercana al vertedero. La operación durará hasta septiembre, y mueve 180 camiones diarios que trasladarán unos 180.000 metros cúbicos de materiales, 45.000 toneladas de lindano y 120.000 metros cúbicos de tierras.

Alejandro Lapuente

Trabajan 50 personas bajo extremas medidas de seguridad. Algunos vehículos no salen del recinto para evitar contaminaciones accidentales. La meteorología marca el ritmo de trabajo, evitándose mover materiales con lluvia y viento.

Alejandro Lapuente

El material más peligroso, un líquido denso, se trasladará para incinerarlo en Francia, y el lindano se mete en sacos antes de depositarlo en las celdas.

Alejandro Lapuente

Durante los trabajos, vecinos de Sabiñánigo se han quejado del olor a lindano que produce el movimiento de tierras. El Alcalde declaró que el olor está dentro del os márgenes de seguridad y es inocuo para la salud.

Alejandro Lapuente

Por otro lado, a mediados de septiembre de este año, Santa Eulalia de Gállego y Ardisa, han recibido la comunicación de la prohibición de usar agua del río Gállego. Están recibiendo el agua de camiones de bomberos ante la gran peligrosidad para la salud que tiene este agua.  Además estos pueblos deberán limpiar sus redes de abastecimiento y depósitos de agua potable.


Alejandro Lapuente

Es inaceptable la pasividad de las autoridades durante más de 25 años en los que ha habido presupuesto más que de sobra para paliar un problema que ahora, está a punto de desbordarnos.
Alejandro Lapuente

Las reacciones de la población ante el problema fueron y son de todo tipo, hay que tener en cuenta que la fábrica generaba puestos de trabajo para la comunidad, y por otro lado, un problema como este podía traer consecuencias nefastas para el turismo.

Alejandro Lapuente

La caza de los responsables
Desde que en el año 1994 se condenara a Inquinosa y a su director gerente Jesús Herboso Pajarrón, ha sido imposible localizarles para ejecutar la sentencia y embargar sus bienes. La multa e indemnización económica que se les reclama es de 20 millones de Euros, y la han evitado a través de movimientos societarios a escala internacional.

Alejandro Lapuente

Herboso llegó a un acuerdo con la empresa rumana Oltchim, en la que sigue fabricando lindano en Rumanía. En el año 1998 vendió el 50,1% de Inquinosa Internacional a JLM, una corporación química norteamericana con un historial medioambiental más que cuestionable.

Alejandro Lapuente

Un informe del año 2004 del gobierno mexicano, nombraba a Inquinosa como el mayor fabricante del mundo de lindano desde su fábrica de Rumanía, posiblemente vinculada al gobierno de aquel país.

Alejandro Lapuente

Un informe de junio de 2014, vinculó a Inquinosa/Oltchim con la comercialización de lindano a EEUU a través de JLM Industries INC, corporación que cotizaba en el nasdaq y tenía su sede en Tampa, Florida, hasta que en 2008 aparentemente cerró. En este enlace podéis ver el perfil de la compañía http://www.nasdaq.com/markets/ipos/company/jlm-industries-inc-11525-8842

(Quiero agradecer a Alejandro Lapuente la cesion de las fotos para publicarlas en este blog. Las fotografías de Alejandro son de una visita a las instalaciones de Inquinosa)

Fuentes
http://es.wikipedia.org/wiki/Lindano

Fotografías

Fuentes, Javier Blasco, Jesús Fernandez y Alejandro Lapuente

2 comentarios:

  1. Jesús Herboso es un grandísimo hijo de la gran puta.

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión, sugerencia o crítica, siempre que sea constructiva